Como venimos conversando plácidamente en Alitas, las muñecas nos han acompañado desde hace miles de años. Al principio representamos animales y luego empezamos a tallar figuras humanas.

Todas las muñecas representan algo para quien juega con ella, quien la confecciona o quien la guarda como un tesoro. Ellas nos acompañaron desde nuestra infancia y estuvieron presentes en todas las culturas... tan diversas, tan ricas.

En cuanto decidimos hacer una muñeca (de trapo o tejida) la empezamos a imaginar. Cuando empezamos a hacerla vamos sabiendo que ella se parecerá un poco a nosotras/os.

Y poco a poco descubrimos que ¡empieza a tener características que no esperábamos! Alguna nos saldrá más grande o más pequeña, más "cabezona" o con una forma "rara". Y, claro, aún así la queremos... mejor dicho, por eso mismo la queremos más.

 

De poco vamos "entablando una conversación" con esa muñeca y dejamos volar nuestra imaginación... tal como me sucede con Ugo.

Y "activar" la imaginación es uno de los ejercicios que le hace bien a nuestros cerebros:

  • Nos mantiene alertas a lo novedoso, a la sorpresa.
  • Tenemos más capacidad de resolver problemas generando nuevas estrategias y recursos propios.
  • Nos ayuda a aprender nuevas habilidades, mantenemos el buen humor...
  • ¿Qué más podemos pedirle a la imaginación?

Les dejo un saludo afectuoso y sigamos volando juntxs

Templates by BIGtheme NET