Todos los viernes se desarrolla desde hace casi un año un espacio de tejido que devino en Taller de Arte Textil. En principio surgió como un momento para tejer juntas en algún lugar que encontrábamos en la sede de ATE Capital (Asociación de Trabajadores del Estado) con el tiempo fue complejizándose la relación con el tejido y esto constituyó la primera "actividad colectiva". Entre las que éramos fuimos formando un grupo. 

 

Ese espacio se mudó al Centro Cultural y Deportivo Leopoldo González que ATE Capital tiene en el barrio de San Telmo y en este paso institucionalizamos formalmente acciones textiles colectivas.

La primera fue el bordado de blasones que iban a "colonizar" el nuevo espacio. En esta acción cada una generó un tapiz sobre lienzo usando técnicas de bordado y agregado de elementos. Se trató de una actividad que no se realizó en un día sino que fue haciéndose al propio ritmo de cada una (el hilo que mantenía unida aquellas obras mientras estaban produciéndose eran los mensajes y fotos en nuestro grupo de whatsapp. Pero pasaron varios meses hasta que aparecieran colgados en las paredes, 

La segunda actividad fue consensuar entre todas una paleta de colores. Para ello elegimos entre las lanas que teníamos sobre la mesa aquellos colores que quedaban bien juntos. Y cada una fue tejiendo un parche de una obra que sería la reunión de cada parte. En esta ocasión la técnica era de libre elección y todas tejieron al crochet. Imaginamos de qué manera podría organizarse los parches y, a futuro, cómo organizaríamos todas las demás obras colectivas (que confluirán en una muestra a fin de año). Pensamos en algo bien diferente de lo que hoy está expuesto en el taller y retomaremos esto después de hablar de la tercera obra.

La tercera obra fue un telar. Este tercer momento de la construcción grupal colectiva fue muy particular porque se realizó en el mes que menos participación hubo en el taller (cabe aclarar que entre taller y taller nos mantenemos comunicadas por un grupo de whatsapp y uno de Facebook, ambos privados y exclusivos de este espacio). Aún así convoqué a las compañeras y llevé un telar desmontable, algunas lanas, pasto seco que se reunieron con lo que habían llevado las 2 participantes que fueron ese día. Entre todas fuimos preparando la urdimbre mientras hablábamos de las metáforas que el telar nos transmite acerca de la producción de cultura. La urdimbre en tanto aquel entramado al que venimos cuando nacemos... para diferenciarla de la trama, como aquel discurso que vamos produciendo(nos). Mientras avanzábamos, casi que recorríamos la historia de la humanidad. Y ese día terminamos la obra y la colgamos.

Esta última pieza fue la que resignificó a las demás. De ahí que decidí desarmar la segunda pieza e intervenir con los parches una remera verde, como símbolo de que esas obras somos todas. Y los blasones, que estaban montados sobre alambre de gallinero a la espera de la muestra de fin de año, "salieron del gallinero" para ser expuestos en las paredes del taller. Y todo este montaje se realizó causalmente un 3 de junio, día en que se realiza la Marcha "Ni una menos" 

via GIPHY

Templates by BIGtheme NET