La vez pasada me puse a reflexionar acerca de las muñecas y la identidad.
Y no dejo de pensar que esa muñeca (que representa indudablemente aspectos de su creador/a) recrea la cultura en la que está inmersa. 

Todos los pueblos tienen sus estatuillas antropomorfas y muñecas. Es que, en algún momento de nuestra existencia como especie comenzamos a simbolizar el mundo, habitándolo de una manera diferente de como lo veníamos haciendo. Comenzamos a re-crear los elementos del entorno y nuestros propios sentimientos, pensamientos, interrogantes.
Según el trabajo de arqueólogos, antropólogos, artistas, y mucha gente curiosa, descubrimos que las primeras figuras fueron de animales (zoomorfas) y que luego aparecieron las que tenían forma humana (antropomorfas). A mí me da que pensar esto... ¿será que representamos primero todo lo que "no-es-yo-mismo/a" porque era más importante para nuestra exitencia o empezamos a representarnos después porque simplemente, no sentíamos la necesidad de representarnos?
Una pregunta sin mucho sentido porque no podemos conversar con esos primeros artistas. Entonces sólo me queda intentar meterme en sus pies descalzos y especular con la manera de ver el mundo que tenían estos ancestros nuestros.
Pienso en el momento de la creación de estas obras, en el amor puesto, en el sentido de cosa sagrada justamente por representar ese mundo habitado por ellos. Pienso en las otras manos que recibían esas muñecas, ¿qué pensarían? ¿qué sentirían?... ¿estimulaba la imaginación?
Los pueblos han realizado estatuillas y muñecas con los materiales que tenian a mano, así algunas son de hueso, otras de lanas, de chaguar, y así tomando del entorno más inmediato se representan a sí mismos. Hecho no menor este de transformar, por ejemplo, un trozo de madera... imagino que la repetición de estos gestos habrá sido el soporte de algunos mitos acerca de la creación de la humanidad. En este reordenar, quitar, agregar, pintar nos convertimos en una especie animal creadora "a imagen y semejanza" de esos seres "padres" del universo. Lejos aún estábamos de formular la teoría del Big Bang y ya mostrábamos el deseo de explicar el mundo y encontrarle un sentido.
Las representaciones humanas en el Paleolítico tienen una característica que me gusta mucho y es que en muchas de ellas aparece algún rasgo animal, como mixturándose con otras especies ¿Qué puntos de contacto encontrarían con esa otra especie representada? ¿les otorgaba, simbólicamente algú poder? (como pensamos desde nuestras mentes occidentales) o ¿simplemente jugaban a romper las reglas de la naturaleza? ¿sentirían algún placer por crear algo nuevo?.
Las "Venus paleolíticas" datan de hace aproximadamente 30.000 años y, si bien en un momento los estudiosos pensaron que representaban el modelo de belleza de la época (desde una visión androcéntrica), ahora se especula que estas imágenes simbolizaban la fuerza de la naturaleza y el poder de la fertilidad. ¿Habrán sido talladas por las propias mujeres? ¿respresentarán mujeres ancianas? ¿podeorosas? ¿bien alimentadas?... siempre que miro una Venus paleolítica (sea ésta occidental, oriental o siberiana), ésta me devuelve la pregunta.
Cualquiera sea el mensaje oculto de estas muñecas es indudable que estas representaciones del mundo habitado son formas de simbolizar, relatar, transmitir... en fin, producir cultura.

¿y si hacemos muñecas y estatuillas con lo que encontramos en nuestro entorno? ¿y si producimos nuestras propias humanidades estableciendo relaciones íntimas con nuestro ambiente? Dale, sali a jugar y soltar esa cuota de espontaneidad que nos sorprende en algo novedoso.

________________

Imagen: Muñeca wichí hecha con fibras de chaguar. Origen: General Ballivián (Salta- Argentina). Colección propia.

Webgrafía:

Templates by BIGtheme NET